martes, 19 de mayo de 2009

DRUMMOND


Un poema de Carlos Drummond de Andrade que me gusta hace mucho y apareció hoy, marcado con un papel amarillo (suena dramático, ya se, pero el papel amarillo es una entrada de la liga del sur de hace al menos veinte años, supongo que de algún partido de Villa Mitre).

DESTRUCCIÓN

Los amantes se aman cruelmente
y con tanto amarse no se ven.

Uno se besa en el otro, reflejado.

¿Dos amantes qué son? Dos enemigos.


Los amantes son niños estropeados

por el mimo de amar: y no piensan
cuánto se pulverizan en el unirse

y cómo lo que era mundo vuelve a nada.


Nada, nadie. Amor, puro fantasma
que levemente los lleva, como la serpiente

se imprime en el recuerdo de su rastro.

Y quedan mordidos para siempre.

Dejan de existir, pero lo existido

continúa doliendo eternamente.


Carlos Drummond de Andrade, de Lección de cosas (1962)

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!!!!

anónima :)

besote chelo

Rauko dijo...

Aja...
Me fascino (si, lo se, no es SC, pero me gusta como queda asi...)

Tiene toda la razon Drummond...

Un abrazo Mr. Diaz!

Nos vemos el viernes en la escuela, no? O te engripas de nuevo? jaja

El Cosmosurero dijo...

hermoso poema...

Marcelo Díaz dijo...

Es un poema hermoso, sí, y amargo.
Mr Rauko, veo complicado lo del viernes, envío mail aclaratorio.

A-nònima dijo...

ouch!

Mar dijo...

No quiero estar de acuerdo con Andrade, de hecho no estoy, pero el poema es buenísimo y por eso convincente.

Los papelitos amarillos, pensé que eran de esos que ponés de ñoño con el tema de la página. :)

Marcelo Díaz dijo...

Debí haber puesto "amarillento" (que es como está, de hecho, el papel). Y no es de ñoño que pongo papelitos amarillos adhesivos en los libros!! es para encontrar rápidamente las partes que por algún motivo señalo; es puro profesionalismo, señorita Mar!!!! (pongo signos de admiración a falta de signos de indignación, que habría que inventar, sin duda)