viernes, 19 de junio de 2009

A 7 KILÓMETROS DE ACÁ


Ricardo de Armas hizo tomas de sonido del puerto de Ingeniero White, hace un par de veranos: camiones, locomotoras, escobas que barren cereal, un estibador que canta un tango, una bicicleta. Nicolás Testoni trabajó con videos caseros en súper 8, yo escribí unos textos de los que apenas quedan rastros en la imagen, porque están pensados para ser leídos en vivo. Con eso se armó A 7 Kilómetros de acá. Y entonces salimos virtualmente de gira. Dejo la obra, y gacetilla (porque ganamos un premio y nos seleccionaron en unos festivales)

A siete kilómetros de acá


Ricardo de Armas, Marcelo Díaz y Nicolás Testoni fueron distinguidos en el Concurso Internacional de Música Electroacústica y Artes Electrónicas Bourges 2009 por su obra de música y video “A siete kilómetros de acá”. El concurso, organizado por el "Centre National de Création Musicale", reconoció el trabajo de estos bahienses dentro su sección “multimedia”.

Una versión anterior de esta misma obra había ganado en octubre pasado la mención de honor del prestigioso Premio Leonor Hirsch. En tanto que esta nueva versión ha cosechado en lo que va del año otros reconocimientos: fue elegida para participar del festival de video experimental “Images contre nature”, a realizarse en Marsella en julio próximo, y participa de la selección oficial del Festival de Videoarte de Atenas que circulará por distintas ciudades de Europa a largo de 2008 y 2009.

De acuerdo con sus autores, “A siete kilómetros de acá” es un intento por establecer una conexión entre algunos films domésticos de los años 70 y 80, y una serie de registros sonoros grabados en el puerto de Ingeniero White durante el verano de 2007. Película muda en super 8, por un lado. Tratamiento digital del ruido de quemadores y tolvas –pero también de bicicletas y trapos rejilla-, por el otro. Si bien el título de la obra alude a la distancia, espacial pero también simbólica, que separa a Bahía Blanca de su puerto, la confrontación de imágenes del pasado con sonidos del presente apunta más bien a poner en relación dos momentos de una misma historia. Una historia que involucra la implacable transformación de un lugar y el empeño de quienes viven en él por volverlo habitable cada día.

9 comentarios:

Ricardo de Armas dijo...

Un placer haber compartido este trabajo con vos y con Nico. Un abrazo.

Marcelo Díaz dijo...

El placer es compartido, y supongo que debería repetirse ¿no?

Antonio dijo...

Genial gente! mucho muy bueno. Felicitaciones por haberlo hecho y por el reconocimiento.

Bárbara scotto dijo...

muy encantada viendo!

ana porrúa dijo...

Buenísimo eh. La mezcla de imágenes y sonido pareciera aspectar algún costado extraño del tiempo (tal vez un poco inquietante, no?. Los felicito

Cristian dijo...

Me gustó lo que pasa entre música y film. Mirando con los auriculares puestos, la sensación de algo casi táctil.

Marcelo Díaz dijo...

Sí, Ana, hay algo interesante, que a pesar de trabajar con imágenes de films caseros de los 70, se conjura de algún modo el aire nostálgico.
Cristian, yo también siento esa sensación, no se si táctil en mi caso, pero sí en el cuerpo.
Hay que aclarar que en vivo el sonido es envolvente, y es una diferencia importante respecto a verlo acá, pero bueno, es una muestra.

Gabys* dijo...

igual parece envolvente el sonido.
por momentos es escalofriante.
Felicitaciones!

Cíclopa dijo...

Me gustó conocer este sitio,

un abrazo,


Ciclopa