domingo, 25 de septiembre de 2011

EL REVOLTIJO DE PLANOS DE LO REAL


Se viene el Festival de Poesía Latinoamericana (de bolsillo), Bahía Blanca 2011, los días 27, 28 y 29 de septiembre, organizado por el Gabinete de Política y Planificación Cultural del Instituto Cultural de la ciudad. 

Acá se presenta el primer invitado, el poeta chileno José Ángel Pepe Cuevas, que leerá el martes 27, a las 19:30 hs junto a Germán Arens y Carolina Pellejero, en el Cine Teatro Plaza:

Nací en el centro de Santiago a mediados de los años 40, a dos cuadras de la cárcel y tres de la Moneda. En un depto lleno de máquinas de escribir que mi joven padre arreglaba y vendía... era un segundo piso de una vieja casa, todo el día miraba la ciudad desde una ventana. Era ayudante de mi padre.
 
Estudié en un liceo muy trasgresor, me hice bailarín de rock y jugador de pool. Después entré a la Universidad, estudié un año de Derecho y me pasé al Pedagógico a estudiar Filosofía. Siempre tuve pandillas, allí también un grupo que escribía, tocaba la guitarra, andaba en bares y prostíbulos... íbamos a poblaciones a leerles a de Rokha, Ginsberg y los poemas nuestros, también a sindicatos en huelga de fines de los 60.

Durante la Unidad Popular recorrimos América a dedo y Chile ciudad por ciudad. Empecé a dar clases en liceos diversos de Santiago y provincia. Vino la Dictadura. Todos mis amigos se fueron, me quitaron la casa los milicos, estuve preso muchas veces pero no caí en manos de la DINA. Fui exonerado político. Me casé muy joven, tengo tres hijos. Publiqué mi primer libro en el año 79 para ir a inscribirme a la Sociedad de Escritores, porque estaba a punto de ser detenido: Efectos personales y dominios públicos. Y después Introducción a Santiago, 1982; Canciones rock para chilenos, 1987;  Adiós muchedumbres, 1989; Proyecto de país, 1996; Maxim. Carta a los viejos rockeros, 2000; Lírica del edificio 201, 2001; Canciones oficiales,2009. Ganado diversos premios y becas. Y traducción  de algunos textos.  En la actualidad preparo una investigación fotográfica sobre los años de la Dictadura.

fragmentos de RESTAURANT CHILE

2.2.1
......... Aquí y ahora/ levantada la maleza
al interior del espacio que uno Es
uno que fue chileno
ya no es nada
un país que el sol calienta algunos meses del año
un film
un canto fúnebre, dice el ex-poeta.
Nada es lo mismo en la Transfiguración.
Por mucho que empujemos/ las cosas volverán a su lugar.
Será el olvido cada día…
Caserones vacíos
fierros retorcidos/ hangares de las S.S.
El cerro está donde mismo siempre.
El país es un inmenso texto
que los posmos van a deconstruir
unos cantos materialistas e históricos.
Todo volverá donde mismo.
No hay nada que hacer si empujamos estas montañas…

2.6
De pie frente a la cordillera que está allí
quieran a sus padres/ hijos/ esposas.
No los dejen nunca/ nunca:
Mi amorcito yo no te dejaré nunca
se caerá la tierra/ se acabará el agua del mar
pero nosotros estaremos siempre juntitos/ uno
para el otro/ vamos a ir por los campos/ amorcito mío
te voy a comprar una falda de cuero/ un auto
de segunda mano.
Que seamos felices hasta la muerte
por lo menos.

"... desde siempre me extrañó los dos, tres, o cien planos de la realidad: el ganarse la vida, en mi casa paterna, las peleas, sufrimientos, golpes, mientras tanto el cielo corría por mi ventana, y la música nos hacía saltar de vitalidad. Más la ley de defensa de democracia en el año 52. Mi padre que era un muchacho arribista tenía su auto, en tanto no teníamos ni mesa de comer. En fin todo el revoltijo de planos de lo real. Adoro la vanguardia de los años 20, los surrealistas y dadaístas. Ellos enseñan a usar la imaginación y así se abre el futuro. En cuanto a la lírica, en ese caso burguesa o hueca, se pueda cambiar a lírica del mecánico (que yo era), del cimarrero, del carnicero, de la puta de San Martín o de Ricantén que yo veía desde niño. En el trabajo con mi padre arreglando máquinas de escribir, en fábricas, molinos, curtiembres, oficinas, restaurantes conocí el mundo."