domingo, 10 de agosto de 2008

DÍA DEL NIÑO

Bueno, mientras Bruno va de acá para allá preguntando por sus regalos, yo busco la poesía completa de Leopoldo María Panero, poeta español, hijo de Leopoldo Panero (poeta oficial del franquismo), comunista, trosquista, e interno ilustre de múltiples manicomios. Lo releo cada tanto, pero me acordé hace unos días y buscando inéditos encontré, colgada en la red, El desencanto (también acá), documental de la extraña familia Panero, y por qué no, de España. No es, ya se, lo más tierno que uno puede encontrar para el día del niño, pero si pienso en infancia, pienso en Panero, por eso copio algunos poemas de Así se fundó Carnaby Street, de 1970:

EL ESTRENO EN LONDRES DE “MARY POPPINS”

Los abrigos, las bufandas. El rimmel. La salida de los teatros, la salida de los cines: Temed la muerte por frío.
CORO: “Pero temed más bien la ausencia de todo deseo
Pero temed más bien la ausencia de frío y de fuego.”

EL RAPTO DE LINDBERG

Al amanecer los niños montaron en sus triciclos, y nunca regresaron.

LA HUIDA A EGIPTO

Decidió pasar el resto de su vida dentro de un tubo de plexiglás. Para ello creyó conveniente hacerse con un burro. A eso del mediodía los dos se encontraron en el mundo del plexiglás. Los habitantes entonaron himnos de bienvenida, hosannas, aleluyas. Era, de nuevo, el Domingo de Ramos.