domingo, 15 de marzo de 2009

LOS DOMINGOS SON PARA DORMIR

Bueno, pasó la noche en la Rambla de Arrieta, que hizo que descuidara bastante el blog estos últimos días. Fue una noche ventosa, bien bahiense, y fantástica. Con música, vestuario, muchísima gente en el museo (la policía que estaba en el parque calculó dosmil personas en la hora pico, que fue a eso de las 23), desorden, alegría y cansansio en grandes cantidades. Para reponerme y volver a poner en movimiento a Acción Literaria, va Acto de Fe, un cuento de la bahiense de exportación Sonia Budassi, del libro Los domingos son para dormir, editado por Entropía. Lo tenía para subir hace mucho y que acá finalmente está:

ACTO DE FE


En mi casa estaremos la ucraniana, el psicópata, el pintor y yo, apenas una sudaca a los ojos de camareros, empleados de subte, vendedores ambulantes y demás personas dedicadas a ocupar puestos típicamente para mejicanos, salvadoreños, argentinos, brasileros, latinos o sudacas en general; europea para americanos que no saben que América es algo más que su país pero tienen dinero y cierta educación (UCLA, Harvard, Columbia, NYU, Emerson College, BU; bachelor, major, master, postgraduate, undergraduate, impecables jardines alrededor) y conciencia cívica, todo lo que comen es bajas calorías, son lindos, dueños o clientes en bares donde para tomar cerveza piden identificación, en sex shops donde piden identificación sólo para ver, en galerías de arte donde no piden nada, en la universidad y en los autos último modelo (impecable carrocería e interior) y en la fiesta del cuatro de julio, como mínimo una banderita con estrellas en cada mano, invariable la pregunta: Are you european?
Enseguida se dan cuenta de que no por el acento, por la ropa o porque sí; de todas formas, casi siempre digo la verdad.
Para hoy nuevo proyecto y nuevo integrante (el mogólico también es un psicópata, mitad retrasado, mitad asesino, repulsivo en su totalidad) elegido según las reglas que nos nuclean, cuando me ve en la calle se acerca demasiado pero no saluda, paranoias basadas en hechos verídicos, en minuciosos estudios sobre su comportamiento, en lo erizado de mi piel, años de cultura sostenida por productos audiovisuales de suspenso, cine de género, en mi caso demasiadas películas de terror, no tengo elección (en la voz de mi madre la frase: no hay que perder tal o cual oportunidad, siempre hay que dar una segunda oportunidad, luego, hay que ser agradecido) es tarde, el mogólico ya está en el grupo y aunque me encantaría no puedo hacer que lo echen y si lo intentara sería expulsada acusada de manifestar conductas discriminatorias, es cierto que él es fundamental para el próximo proyecto, de seguro su foto, ojos enfermos que provocan rechazo, va a hacer que ganemos (no hay que discriminar, en especial si uno mismo forma parte de una minoría, pero los números mienten, las estadísticas que se dan a conocer son falsas, me consta), espero que suene el timbre, espero que todos asistan con puntualidad y que esta vez podamos ganar (lástima no haber incluido a un afroamericano).

Acá el cuento completo.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

en bahía el libro no se consigue, pero

Anónimo dijo...

Sí, está en la librería del ángel; lo vi hoy, así como varios títulos de entropía.

Sale algo de 30 pesos.

Saludos.

Cesar dijo...

También está en Yenny del Shopping, a pesar de la poca onda de algunos empleados.

AEZ dijo...

Vale todavía más si cuesta conseguirlo, pero.

Marcelo Díaz dijo...

¿Es una especie de homenaje a nuestra cuentista bahiense el uso del bahiensísimo "pero" final?

AEZ dijo...

Jejejeje, no, no era la idea. Banco el "pero" al final, pero.