viernes, 31 de diciembre de 2010

CIERRE ZELARAYÁN

Bueno, despedimos el 2010 con un poema de Ricardo Zelarayán, que murió este 29 de diciembre y al que no vamos a llorar porque como él bien dijo "la muerte está en el fondo del tango y en lo más profundo del alma mexicana"; como no somos mexicanos, y sabemos que "el tango da para todo", preferimos recordarlo como el tipo más irreverente de la poesía argentina, compartiendo un poema (que no es La gran salina)

La razón pura o el sueño de la lógica implacable
 
A René Descartes

–Escuche mi General, vea...
–Yo no veo, meo.
Todo se puede hacer de parado
hasta morirse...
(esto se llama: "muñeco al suelo!").
Pero cagar de parado es más difícil
y más aún en compañía...
mejor cada cual en su trono.
Pero el Presidente mea,
de parado y acompañado.
Se puede cojer de parado y acompañado, pero con pared,
(¡qué vivo! ¡sin compañía no hay coji, hay paji!).
Eso se llama "clavar la mariposa".
Se puede mear parado y acompañado
(aunque la norma establece discriminación de sexos).
Se puede morir parado y acompañado,
aunque es difícil encontrar compañía
si se sabe lo que va a pasar.
Se puede escupir parado y acompañado.
Se puede mear y escupir a la vez,
parado y acompañado.
Se puede morir parado y acompañado
escupiendo fuego...
y después sangre,
es decir, cagando fuego.
Tal es el sentido de la frase:
"¡A sangre y fuego!"
Pero el Presidente mea.
Lo acompaña de parado y con sobretodo
el señor ministro.
–Oigame mi General,
¿podría explicarme por qué
si estamos meando los dos
sólo se oye el ruido de uno?
–¡Pero Toronja Pelada!
No ves que te estoy meando el sobretodo!!!
Y el presidente de la meada silenciosa
se aleja, con radiante sonrisa,
totalmente dueño de la situación.

Moralejas o mejor reflexiones
Hay comedores públicos de sentado y de parado.
Hay meaderos públicos y clandestinos.
Meadero clandestino es todo lo que no es meadero público,
es decir todo el resto del mundo, puesto que se puede mear
en todo y sobre todo.
(Si no que lo diga el sobretodo del señor ministro.)
Id. para cagar (por el momento, porque no es lo mismo).
No hay morideros públicos.
La muerte no tiene lugar fijo para acontecer.
Las casas se alquilan o compran para vivir, no para morir.
Yo no me "moriré en París con aguacero".
No quiero ser ni hacer como el cholo Vallejo
que anunció en poema que moriría en París,
se fue allí y se murió en serio,
como la mujer del tango...
Es mejor ir por lana pero volver...
aunque sea trasquilado y cubierto por las nieves del tiempo.

Conclusiones (?)
1) El tango da para todo.
(Hasta para el sobretodo ajeno que meó el Presidente)
2) Sí señores...! Antes muerto que suicida!
3) El aguacero de París es absolutamente público (y clandestino).
Cae sobre todo, incluso sobre los meaderos públicos (y clandestinos).
4) Todo el mundo es prácticamente un inmenso meadero (y cagadero)
clandestino. La naturaleza, la de uno y la de afuera de uno, no conoce
fronteras, razas, edades, sexo ni condición social.
5) Los presidentes también mean.
6) La muerte está en el fondo del tango y en lo más profundo del alma
mexicana.
7) Se puede morir en París con nieve (tango), aunque algunos se conforman
solamente con mirarla caer pensando en Buenos Aires (tango), o "con
aguacero" (Vallejo).

Rumor Solitario
Parece que Vallejo acertó con París pero no con el aguacero.

POR CONSIGUIENTE:
Coma, coja, mee, cague, escupa, vomite, respire, viva y muera
en la calle,
en las plazas,
en los paseos públicos,
en los puentes,
en los caminos,
en la pampa,
en la montaña,
en el mar,
en el maizal,
en el trigal,
etc., etc., etc.,
parado,
sentado,
acostado
o colgado,
de día y de noche,
en la guerra y en la paz!

Final pero no tanto
Reírse en compañía está bien. Reírse solo no. ¿Por qué? Uno puede reírse solo pero con el pretexto de libro, diario, revista, ser o cosa que está leyendo o mirando porque enseguida hay que responder al "de qué te reís?" con alguna razón de peso o de paso. El que se ríe solo está loco. A uno lo dejan llorar solo pero no reírse solo. ¿Por qué? Para reírse solo hay que aislarse lo mismo para cagar.
¿Que no?
¿A que no te animás a reírte solo en público?
Si llorás solo entre desconocidos por'ai hasta te consuelan...
Pero si te reís solo sos loco.
Este "poema" tiene unas ganas bárbaras de seguir...
Y sigue y seguirá toda la vida,
solo o en compañía...
incluso en compañía de la muerte,
que evidentemente existe.
En último caso,
coma sobre él,
coja sobre él,
mee sobre él,
escupa sobre él.
vomite sobre él,
cague sobre él,
duerma sobre él,
viva sobre él,
muera sobre él,
y ríase sobre él.
Preferentemente en compañía
o solo, si no hay más remedio.
Este "final" podría parecer demagógico...
Pero si uno se muere nadie se animará a compañarlo (¿o sí?).
Evidentemente, uno tiene que nacer solo (mellizos aparte)
y morirse solo...
No hay vuelta que darle.
Nadie lo acompaña a uno a meterse (a la fuerza) de cabeza en
la muerte (¡oh la Sombra!)
o meterse de cabeza en la vida (¡oh la luz!).
(Continuará)

Notas (afuera del "poema")
Así como "se puede ver ver, pero no oír oír" (gracias por recordármelo gran compañero y finado Marcel Duchamp), nadie puede vivir por mí, nacer por mí, morir por mí, dormir, soñar y pensar por mí, etc., etc. Uno puede elegir lugar y fecha para morir (suicidio), pero no lugar y fecha para nacer. Uno es uno por casualidad. Uno puede morir también por casualidad. Pero la muerte no es casual, es fatal. ...................................................................................................
Para que no se me acuse de irme por las ramas de la metafísica, volvamos al cuerpo, a nuestro cuerpo de estos días de la vida. No se sabe por qué mear (al menos en el hombre) es liberador mientras que cagar parece un renuncio. Así por ejemplo no es lo mismo cagar la bandera que mear la bandera. Perversiones aparte, la mujer se excita viéndolo mear a uno, no así viéndolo cagar. Pero uno no se excita viéndola mear ni menos viéndola cagar. 

Ricardo Zelarayán (1922 - 2010) de La obsesión del espacio, Corregidor, Buenos Aires, 1972

6 comentarios:

Pablo Gungolo dijo...

increible, me encanto el poema, no lo tenia a Ricardo Zelarayàn, ahora lo voy a empezar a tener. Entonces, gracias!! Por un 2011 plagada de letras sumantes y llenas.
Pablo.-

Marcelo Díaz dijo...

Si te gustó, fijate que en internet hay cantidad. Y además tenés la poesía completa Ahora o nunca, de editorial Argonauta... lo que sí, es medio salado el precio
Feliz año, Pablo!

germán arens dijo...

Me encanta Zelarayán. Lo descubrí hace unos años leyendo una nota a Daniel Durand,después conseguí "La obsesión del espacio"... desde entonces no hago más que admirarlo...un verdadero capo.

patodepiedra dijo...

mi preferido
genio de la vida
una gran perdida
marcelo,tenes algun libro de él para prestarme? yo lei poemas sueltos, la gran salina y esos

Marcelo Díaz dijo...

Pedro, tengo La obsesión del Espacio, Roña Criolla y La piel de caballo, y le pedío a los reyes Ahora o nunca, así que... Arreglemos y te paso alguno
Germán, sí, qué librazo es la Obsesión del espacio!! cuando lo conseguí no lo podía dejar de leer... y La gran salina es un poema extraordinario

Mariní dijo...

...no , no lo tenía, pero si lo tenía, me resuena, me es cercano, como salir a la calle , por lacroze, por ahí.

grácias por este potente post!

saludos