lunes, 13 de octubre de 2008

THE BIG LEMINSKI

jardín de mi amiga
todo el mundo feliz
hasta la hormiga

en Leminskiana, antología variada de Paulo Leminski, edición de Mario Cámara, Corregidor, Buenos Aires, 2005, colección Vereda Brasil.

En enero del 2002 estaba en Campo Grande, Brasil, vía Asunción del Paraguay, con un puñado de pesos en el bolsillo que día a día, a medida que todo se iba yendo al carajo en Argentina, valían menos y menos, cansado por haber viajado desde Bahía Blanca en colectivo (sólamente sumar los kilómetros es ya una actividad agotadora, hagan la prueba), y viendo cómo se derrumbaban mis modestas pretensiones de llegar a la costa. En una noche de lectura a la que sólo asistimos los que íbamos a leer y dos amigos (ni siquiera una amiga) de uno de los poetas, casi sin plata, con mi portuñol severamente averiado y cada vez menos operativo, al borde de la selva y de la depresión, me obsequiaron un par de tragos preparados, calculo, con nafta para avión, y un ejemplar de la revista Cult 54, que traía un dossier sobre literatura de cordel nordestina y una foto de Leminski (Curitiba, 1944 - 1989) en bolas en la tapa, (Leminski, el que escribió: la idea fija es mi deporte favorito) coronada con este título: A subversâo zen de Paulo Leminski. El efecto Leminski reactivó enérgicamente mi portuñol (la ventaja del portuñol es que no hablás ni en portugués, ni en español, sino en una suerte de lengua virgen que nadie entiende, empezando por uno mismo, y que aún así resulta gratamente ecuménica) y de ese modo fui rescatado del abismo. Ahora que Anita Porrúa me acaba de regalar Leminskiana para mi cumpleaños, me dieron unas ganas bárbaras de compartir algunos poemas con ustedes.

PARA UNAS NOCHES QUE SE ESTÁN HACIENDO

dejá que yo abra la puerta
quiero ver si la noche va bien

quién sabe la luna alumbra
o nuestros sueños de niños
sombras murmuran amen

dejame ver quién desaparece antes
la nube la estrella o no se quién

EL VIEJO LEÓN Y NATALIA EN COYOACÁN

esta vez no tendrás nieve como en Petrogrado aquel día
el cielo va a estar limpio y el sol brillando
vos durmiendo y yo soñando

ni sacos ni cosacos
como en Petrogrado aquel día
apenas vos desnuda y yo como nací
yo durmiendo y vos soñando

no tendrás más multitudes gritando
como en Petrogrado aquel día
silencio en los dos murmullos azules
yo y vos durmiendo y soñando

nunca más tendrás un día
como en Petrogrado aquel día
nada más como un día yéndose atrás de otro viniendo
vos y yo soñando y durmiendo

(poema que cierra la biografía de León Trotsky escrita por Leminski)

Algunos más, a pedido de Roberta, que se encariñó, y de Guille, que es fan de Leminski de hace mil años:

se acabó la farra
hormigas mascan
restos de cigarra

....................

vivir es súper difícil
lo más profundo
está siempre en la superficie

....................

S.O.S

no hubo un sí que dijese
que no fuese el comienzo
de un ese o ese

LA HORA DEL TIGRE

un tigre
que se entigra
no es flor
que se huela
no es tigre
que se quiera
ser tigre
dura la vida
entera

Y el que sigue es de Puentes / Pontes, poesía argentina y brasileña contemporáneas, Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires, 2003:

tanto quería ser
un poeta maldito
la masa sufriendo
mientras profundamente medito

tanto quería ser
un poeta social
rostro quemado
por el hálito de las multitudes

en cambio
mirá estoy acá
poniendo sal
en esta sopa rala
que apenas para dos alcanza

8 comentarios:

Anónimo dijo...

no conocia a leminski ¡que bueno que esta! gracias. quiero mas.

roberta

Marcelo Díaz dijo...

tus deseos son órdenes: ahí subí algunos más

Gabys* dijo...

Me gustaron mucho. Me intriga saber cómo sonarán en portugués...
Besos!

Marcelo Díaz dijo...

La antología es biligüe, pero si los pongo en portugués me ocupan mucho espacio. Te puedo llevar copias al taller. También puedo leerlos en portuñol, y ver qué sale.

Gabys* dijo...

Síí! que los lea! que los lea!!
Besos!!

Marcelo Díaz dijo...

Lo pensé mejor, y voy a buscar a algún brasilero leyendo a Leminski. Mi portuñol causa estragos en el ecosistema lingüístico, y temo que me declaren persona no grata en Brasil (la otra vez me salvé por esto!)

Laura dijo...

nunca sei ao certo
se sou um menino de dúvidas
ou um homem de fé
certezas o vento leva
só dúvidas continuam de pé

Paulo Leminski lo dice y yo lo suscribo, eso si como menina e mulher. Qué gusto compartir con otr@s a este grande!

Laura dijo...

nunca sei ao certo
se sou um menino de dúvidas
ou um homem de fé
certezas o vento leva
só dúvidas continuam de pé

Paulo Leminski lo dice y yo lo suscribo, eso si como menina e mulher. Qué gusto compartir con otr@s a este grande!