lunes, 6 de julio de 2009

COORDENADAS PARA EL TRAZADO DE UN MAPA

En un rincón del departamento de Ramiro Murguía, en el 82, escuchábamos The Clash.

Acá tal vez convenga aclarar que en 1982, en Bahía Blanca, resultaba poco menos que imposible conseguir un disco de The Clash. El tema es que el padre de Ramiro solía viajar a Europa, y de Europa había traído Sandinista! y Combat Rock.

Sandinista! con signo de admiración.

El signo, en este caso, anticipaba el estupor que un disco presuntamente punk, que no sonaba punk, podía provocar. ¿Pero qué podíamos saber del punk y de Nicaragua nosotros, ocho borceguíes tras la garganta de Strummer, en ese cuarto de persianas bajas para bloquear el sol enfermo del invierno?

I don’t wanna die I don’t wanna kill

The United Nations said it’s all fair

De modo que en 1982, en el departamento de Ramiro Murguía, mientras The Clash daba vueltas en el Winco, aprendíamos el uso del signo de admiración que nos martillaba la cabeza: Sandinista! y la cabeza daba una vuelta y se partía como un zapallo.


(fragmento de BLAIA, inédito)


7 comentarios:

Emiliano Vuela dijo...

Qué bueno es ver que The Clash sigue teniendo la capacidad de partir cabezas como zapallos. Recomiendo los trabajos posteriores de Joe Strummer con The Mescaleros. Saludos, Marcelo e impecable mantenimiento del blog.

Marcelo Díaz dijo...

Gracias, Emiliano.

germán arens dijo...

Era muy muy difícil conseguir discos punk en aquellos años.El primero de The Clash que conseguí fue el último que editaron antes de separarse"Cut the Crup" en el año 1985, en esos tiempos también encontré "Never mind the bollocks" de Los Pistols en la vidriera del viejo Licitra en Rio Colorado.Un abrazo.

Bruno dijo...

el hecho de poder conseguir hoy casi cualquier disco con la sola disponibilidad de una computadora hace contraste con tu año 1982 y el deseo (quizas amplificado por la censura) de conseguir tamaño disco. me hace pensar en el valor que se la daba a la musica en aquel momento, y hoy... tampoco es coincidencia que haya tanto menos contenido politico en la musica que antes..

en fin, gran disco , gran texto, aunque debo decir que mariana S. ya me habia pasado blaia de contrabando jeje

abrazo!

Marcelo Díaz dijo...

Es que en el 82, durante Malvinas, no se pasaba música en inglés, y hasta costaba conseguir discos o casettes de algunas bandas extranjeras. El punk, obvio, era casi inconseguible en Bahía. Igual, ya entonces funcionaba la copia, si no tenías el disco podías tener tu casette pirata con un sonido horrible. Así como ahora tenés la copia pirata de BLAIA que hizo esa Mariana S, pirata entre piratas!
Abrazo grande

Calamara dijo...

Este es el poema que más me gusta de Blaia (me los pasaste vos)
Nunca escuché Sandinista!, pero tu poema fue suficiente para que me compre una remera que dice "The Clash" y las veces que me preguntaron si me gustaba la banda me veia en la obligación de explicar la la relación de la remera con el poema ese... que me partió la cabeza
como un zapallo

Marcelo Díaz dijo...

Buenísimo, jajaja. Y gracias.