lunes, 21 de diciembre de 2009

OH, SORPRESA!

Como uno tiene hijos, llegan las fiestas y piensa en regalos, o más precisamente, piensa en comprar regalos, aceptando con resignación que ya hace más de tres décadas que uno se despidió de Papá Noel primero, de los Reyes después y por último de recibir regalos.
Sin embargo este fue un año en el que llovieron libros de regalo, libros entregados en mano o enviados por los propios autores. El último en llegar, como mensajero prenavideño fue Mudanza, de Lucas Soares (Paradiso, Buenos Aires, 2009), una serie de poemas breves e hipnóticos que arman una suerte de constelación narrativa. Leí el libro de un tirón, y lo volví a leer tras unos días, y ahora, mientras elijo qué poemas subir, vuelvo a leerlo:

una mueca desconocida
en esa foto de cumpleaños
todavía era rubio, la precoz
sensación de que ya había
que reinventarse

.......

en las caritas perfectas
y tristes
que dibujabas
en las distintas agendas
que había al lado
de los distintos teléfonos
que tuvimos
en los distintos departamentos
sonando ahora
al mismo tiempo
en las distintas habitaciones
sin que nadie los atienda

.......

un clavo para colgar
otro cuadro en la pared
todo lo que va a pasar pienso
antes de que vuelva a descolgarlo
al mudarme los clavos
siempre se me tuercen
al golpearlos por primera vez
otro cuadro
mal colgado de la infancia

.......

justo cuando empezábamos
a ser felices nos mudábamos
y lo primero que hacías
antes de desembalar los canastos
era enchufar el equipo y elegir
una canción para estrenar
el departamento


Unas semanas antes habían llegado desde Galicia:Secesión (Ed. Galaxia, Vigo, 2009) y la bellísima antología Un Ganges de palabras (Puerta del Mar, Málaga, 2003), de Chus Pato, que contiene este verso: nacer, se nace siempre en tierra extraña. y poemas así:

Tengo por lengua nativa el fascismo
la imposibilidad del fascismo para decir los nombres de lo real.

Perturbación

Origen.

(de Fascínio)

Para Sabela R. Oxea

En mi sueño no soy mocita de abril
no soy princesa de Aquitania
no sé patinar
non tengo laúd
no soy Santa Gúdula
no soy Ilduara Eriz.

Nadie caza en el bosque el jabalí
nadie se adornará la frente con la gema del faisán.

En mi escritura soy astronauta en una noche de verano
(astronauta en circuito simulado)
de mi costado brotan algas
de mi escafandra un millar de gorriones.

No soy ave
ni estela que cruza el río,
etc...

(de Heloísa)

Hay más libros, más poemas. Ampliaremos en próximas ediciones.
Ah, el cuadro es La cena, de César Montangie, ubicado sobre mi sillón rojo de leer.

4 comentarios:

patodepiedra dijo...

http://www.facebook.com/photo.php?pid=173722&id=1216104467
ahi está ioni en tu living

Mar dijo...

¿Ese señor va a comer empanadas con cuchillo y tenedor?

Marcelo Díaz dijo...

Sí, porque es fino.

Bruno dijo...

me encantto el de la mudanza, es muy gráfico

buenísima la imagen de tu blog, papá noel se las trae ...