viernes, 12 de diciembre de 2008

ARCHIVO CABALLERO


Mañana, a las 21 hs, estrenamos en Ferrowhite ARCHIVO CABALLERO, un documental en vivo, con la participación de los ferroviarios del galpón de locomotoras de White Pedro Caballero, Hugo Llera, Manuel Montes, Pietro Morelli y la dirección de Natalia Martirena. ARCHIVO WHITE, proyecto de teatro documental que llevamos adelante en el museo desde 2006 con la dirección artística de Vivi Tellas, lleva a escena a los propios vecinos y sus vidas.
Las localidades son limitadas, así que avisen.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

al lado de la foto de los ferroviarios esta la foto de una gran espalda con un mapa. Es tu espalda? a donde nos lleva ese mapa? un escritor con esa espalda!!! ademas de escribir que hacés?

Marcelo Díaz dijo...

Levanto libros, todas la mañanas de estos últimos años: Los Sorias, de Alberto Laiseca (1346 páginas, tapa dura), la Obra Completa de Juanele Ortiz (1134 páginas, alta densidad poética), el último tomo de De la misma llama, de Darío Cantón, casi 800 páginas, tamaño imposible, Mestizajes, de Nous y Laplantine, casi 800 páginas, más los dos tomos de César Fernández Moreno, y Bayley (¡tapa dura!)y ... La literatura me convirtió en esto que soy, yo antes era un alfeñique de 44 kilos.

Iñaki dijo...

Vos sabes Chelo, q si es verdad q tenes Los SOrias, me temo q voy a tener q entrar a tu casa a hurtadillas, para hurtarte el libro, ya q lo vengo tratando de conseguir en muchos lados, y en las librerias hay a pagar, y esa parte no me gusta....

El Cosmosurero dijo...

Hola Marcelo!...el otro dìa mi vieja me dijo...si andàs por el centro comprame "Los Sorias".
Una vez en Don Quijote en busca del libro en cuestiòn uno de los vendedores le pregunta a otro:-¿qué buscás?-
-El libro gordo de Petete- dijo el interrogado.
Despuès la cajera me dirìa que ese ejemplar era uno del 3 que habían llegado a la librería hace unos 4 años.Los otros dos aùn permanecen en Henry libros.Saludos sureros.

Iñaki dijo...

Mmmm, el dato de El Cosmosurero me viene bien...estaria bueno ser uno de los afortunados y elegidos...creo q me hago una vaquita y me lo compro...es mas, ahora lo voy a ver si sigue estando y si lo puedo manguear de regalo de navidad...

Marcelo Díaz dijo...

Dale, Iñaki, pedíselo a Papá Noél y a los Reyes Magos en operación conjunta. Está bueno. El mío es de la edición del 98, y también me lo regalaron. Se lo compraron a Néstor, Librería del Ángel. Consejo: conviene operarse para leerlo. Yo me operé los ligamentos de un tobillo, que tenía destruidos por el fútbol, y en los veinte días de cama obligatoria me leí casi todo Los Sorias. El resto lo leí en rehabilitación, pero ya no fue lo mismo.

Marcelo Díaz dijo...

Ah, Germán, quedá como un duque y regalale Los Sorias a tu santa madre!!

El Cosmosurero dijo...

de Laiseca cualquiera...todo es bueno... ahora si me pidiera algo de Cèsar Aira o de Arturo Carrera le dirìa que yo no compro literatura menor.Saludos sureros.

Marcelo Díaz dijo...

El tema es que Aira y Arturo estarían chochos de que los consideren literatura menor!

El Cosmosurero dijo...

Eso se llama enmascaramiento de la soberbia...Saludos.Referido a chocheras Borges estarìa chocho de saber que no es del agrado de santiago llach.Saludos sureros.

El Cosmosurero dijo...

Marcelo!...charlando de todo un poco estarìa bueno saber entre otras cosas que piensa Martinez Estrada de Cèsar Aira ...Saludos sureros.

Marcelo Díaz dijo...

El tema es que Martínez Estrada se murió sin darnos oportunidad de preguntarle (como le pasó a Borges, que no conoció a Santiago Llach). Respecto a Aira, así como me leí Los Sorias cuando me operé el tobillo, en el 2004 me agarró una hepatitis B que casi me lleva, se me condenó a la inmovilidad dentro de mi casa y mi novia me dejó en ese preciso momento, flaco, amarillo y angustiado. En ese contexto apocalíptico me leí todo lo que tuve a mano de Aira, y confieso que la pasé todo lo bien que la podía pasar en esas circunstancias. A mí no me interesa la figura de escritor que construye Aira, ni la lectura general que hace de la narrativa argentina, ni la concepción de literatura que maneja, pero no cabe duda de que dio vuelta la literatura argentina como una media, y además, cuando abandona el personaje es un lector muy inteligente (como lo muestra la lectura que hace de Pizarnik). Arturo me gusta, y El vespertillo de la parcas está en mi ranking de libros favoritos, como también un libro rarísimo, casi poético-documental: El Coco.
A propósito de Borges, me acuerdo de una mesa redonda en el ¿67? con Portantiero, Walsh y Urondo, en el que le dieron a Borges a más no poder, oponiéndolo a Cortázar, más cercano a la figura de escritor con compromiso social. Y aunque el 60 lo negó, el 70 lo detestó, Aira lo sacó del canon, Piglia lo mandó al siglo 19, ahí está, sobreviviendo incluso a la legión de imitadores berretas que no paran de escribir cuentos y poemas llenos de tigres y laberintos. El tema, me parece, es que no se puede pensar la literatura en términos morales.
Tengo fotocopiados los dos Raschelas ¿cómo hacemos?

El Cosmosurero dijo...

Marcelo:Concuerdo con tu respuesta sobre todo al decir que no se debe pensar la literatura en tèrminos morales,agregarìa unas palabras... desde ya ciertas de un heredero de Gianuzzi "Los escritores de derecha escriben mejor que los de izquierda".Tengo algùn recuerdo del Che diciendo que el compromiso social se demuestra luchando y no precisamente con lapiceras.
Zapatero a tu zapato.A Cèsar Aira no le perdono la persuaciòn que ejerciò sobre mi y me llevara a comprar la poesìa de Osvaldo Lamborghini.De Arturo carrera tengo un par de libros pero cocuerdo con Gerardo Cristante.


Cronica de los libros que nunca termino de leer

I

Me compre Poltlach
Con la ilusión de entrar en el secreto prometido
De una poesía reveladora y sin embargo
No puedo pasar de la primea cuarta parte del libro
Y si,
Carrera
No escribe poemas
Escribe libros
Con puertas y cerrojos
Y muchas preguntas o perdón,
Muchos signos de interrogación por todos lados
A cada rato
Como si escribir poesía fuera una gran pregunta
Es una gran pregunta? Algunos dirán que si,
Carrera hacia el vacío de mi mente y la insatisfacción
De leer signos que se me escurren entre las manos
Como tristes monedas de agua
Ay Poltlach creí en tu saliva de siglos de historia
Y no puedo más que guiñarle un ojo a la luna
Porque me duermo con tu libro en el pecho
Como si fuera un perrito herido que tengo que acunar
Muerto de frío,
No te entiendo Arturo y sin embargo te amo
En tres o cuatro poemas tiernos y sencillos
Que hablas de tu infancia y de los dientes que el ratón Pérez
Se lleva como un fantasmita con cola y sonrisa de ratón,
Lo demás es la necesidad de golpearte
Con un ladrillo en la cara
Y que nos trencemos a golpes en algún bar de madrugada
Porque lo que mas me gusta de tu libro es cuando trasunta el
Olor a café con leche y manteca de la mañana
Y cuando cagas monedas, Arturo el del sorete duro,
En la iglesia de tu pueblo,
Valen la pena esos instantes de sueño y algunos versos
Que son un martillo en el pecho o un beso en los parpados
Lo demás Poltlach tiene un sabor amargo
En mi garganta,
Debería prenderlo fuego sino fuera por las sombras que despiertan ese acto,
Tal vez no es mi momento y no lo sea nunca,
Dejo tu libro sin culpa
En la biblioteca del comedor,
Le daré un lugar de privilegio,
Ya que el diseño hace juego con una edición de Dostoievski,
Poltlach es de los libros que no terminare nunca
Capaz que lo lleve al baño alguna vez
Para que me inspire una buena cagada
Como las que te sucederían a vos
Luego de tragarte monedas y monedas de diferentes tamaños y colores,
Carrera te confieso,
Que yo nunca me trague una moneda,
No hubiese tenido esa posibilidad,
Me hubieran dado tal fajadura que ni te cuento,
Las monedas escasearon en mi infancia
Por eso no escribo poesía sobre el dinero
Porque me da asco el billete
Que te roba los sueños y te pudre el tiempo de la dicha...
Aunque yo también tuve una alcancía
Era un elefantito de porcelana
Donde dejaba caer palabritas flacas todas las noches
Cuando la estrelle contra la pared de mi cuarto
Las palabritas flacas se juntaron y formaron un poema flaco
Que fui engordando con el paso del tiempo.
Hasta la próxima Poltlach, dar es un don
Eso si queda claro.
Eso si.

Un abrazo.Decime como hacemos. Paso por donde me digas o si querès pasar por casa no tengo problema.

Marcelo Díaz dijo...

Pasame por mail un teléfono y te llamo. Paso por tu casa, delivery de ACCION LITERARIA, gratuito en caso de concursos. Un abrazo