viernes, 27 de febrero de 2009

LAS RUINAS DE DISNEYLANDIA


¿Qué pasa cuando dos o más personas se encuentran y en poco tiempo intentan ponerse al día? Empecé a escribir las ruinas después de encontrarme con un amigo de la adolescencia que en cuatro frases lapidarias me puso al tanto de la vida de al menos ocho ex compañeros en común: cornudo; borracho; muy infeliz; quiere dejar al marido, pero los nenes; un garca... Me imaginé capturado en una frase; todo lo que hice, pensé, probé, fracasé condensado en cuatro o cinco palabras filosas y contundentes. Me dediqué, entonces, a registrar ese tipo de conversaciones, impiadosas a veces, precisas otras, siempre con un grado de densidad tal que acababan desprendiendo algo de poesía. En esa poesía del derrumbe reconozco a parte de mi generación.
Así que armé este collage que es, de algún modo, mi stay free.
La foto del equipo de los sueños es de Sergio Zaninelli, y fue la tapa de Berreta, Libros de Tierra Firme, 1998, en el que está el poema.

Las ruinas de Disneylandia

El Tato afanaba fasos

en el kiosco de la esquina,

meaba desde el techo a la vereda
y un día se hizo cura.

El Chile se choreó un Mercedes
para ganarse una minita;

fue a parar a Batán

y en un tumulto turbio

lo limpiaron.


Miguel está pelado, pero es buen tipo.

Norma, Laura y Marcela
son maestras, y todas
tienen más de un hijo.

El Cabezón embarazó a la novia y se cagó la vida.


El Topo se volvió abogado y si te ve, no te saluda.

Yo un día regalé
todos mis cassettes de Kiss,
y ahora los extraño.


El Conejo era Campera Negra.
La vieja le gritaba todo el santo día:
Vas a terminar mal
– le gritaba.
Me la veo venir – le gritaba.
Se casó con una gorda

que lo hizo evangelista.


El Panza transa merca de cuarta y levanta quiniela.

Ya tuvo una entrada en Villa Floresta.

La mujer le mete los cuernos.


Ricardito es Teniente de Navío y sueña

con un País definitivamente en Orden

y con rapar a todos esos
negros

vagos

de mierda.


Claudia se fue a Chile.


Silvina se fue a Santiago del Estero.


El hermano del Mono

se pegó un tiro en la cocina.
Siempre jugaba al fútbol con nosotros;
era más chico,

pero no se notaba.


Vos un día cruzaste la mano

de izquierda a derecha

en el agua de la sierra.
Escribiste una cosa que no sé.

Yo en la misma que supiste:
un tipo cuidadoso
de no joder

el sueño de nadie.
Kwai Chang Caine caminando
sobre papel de arroz.

26 comentarios:

ionito dijo...

Marcelo, este poema fue el que me abrio las puertas a el mundo de la poesia (pa! macho!).
No, aunque suene ñoño, lo digo, posta.
Es como el primer poema que recuerdo que me hizo resonancia y me resignifico el concepto de "poesía".
Como tributo esta colgado en un corcho, aca en el depto, a la mitad del pasillo, junto a un folletin con delivery de birra y uan foto añeja de mi tio con fito paez en un avion (el fito cadaverico).

Es mas! confieso! varias veces he citado (incluso sin mencionar fuente, ja) la ultima esa de "un tipo cuidadoso de no joder el sueño de nadie..."

Me viene al pelo cuando un desconocido me pregunta en msn que hago de mi vida.

Un abrazo!

mujerluna dijo...

sí, claro..

(me) re-conozco (en) ese texto...

muy de acuerdo con que la última frase es de antología..

abrazos desde acá

clau

Anónimo dijo...

que buen poema. siempre me gustó. roberta

Natalia Martirena dijo...

poemasa!!!!!!

Eva dijo...

Te acordás cómo les había gustado a mis alumnos de Cerri? Señal de que no sólo funciona con los que tenemos más de 30, o tal vez ellos tengan una intuición mucho más fuerte que nosotros de lo que les va a traer la vida. O tal vez es el ritmo, la concisión lo que hace que se entienda y se comparta aunque no se haya vivido. Más brevemente: un buen poema, un poema bien escrito. Gracias por colgarlo. Un beso

Ventrílocuo dijo...

Me gustó, ahora enviame el libro...

Ricardo de Armas dijo...

Este trabajo está editado? Me gustaria comprarlo.
¡¡¡Grande maestro!!!!

Marcelo Díaz dijo...

Berreta, el libro en el que está este poema, creo que está agotado (va para once años) pero circula como archivo pdf en internet, que armó la editorial Goles Rosas. Se lo pueden pedir a Juan Aguirre golesrosas@yahoo.com.ar; y él estará encantado de enviarselos.

Marcelo Díaz dijo...

Ioni, no se me ocurre mejor homenaje a un poema que estar pegado en un corcho junto a deliverys y fotos, en serio.

Organización Escribir dijo...

fuimos directamente al fondo...

salut
e.n

Anónimo dijo...

muy bueno, me encanto. me gusta mucho los poemas de bukowski, la manera en que terminan. este me hizo acordar un poco a aquellos. saludos y vamos los clash!!!

pablo.

Ricardo de Armas dijo...

Gracias por la data. Juan Aguirre me envio en formato digital, la colección completa 2008 de "Goles rosas". En esta, se encuentran "Berreta" y "Laspada"
Voy a poder leer la colección en mi pocket PC.
Saludos.

Gabys* dijo...

Me gustó mucho. Ahora que existe el facebook todos mis compañeros de secundaria se andan buscando entre sí. Yo huyo- despavorida- de las casillas...

Anónimo dijo...

Marcelo
cuando comienza el taller?
quisiera ser husar de vuestro ejercito endiablado
slds
Martín

Marcelo dijo...

LA verdad, la verdad, no se... Marzo, difícil. Supongo que en Abril. Haré difusión espectacular (bueno, más o menos), estate atento.

Rauko dijo...

Me gusto, simplemente, me gusto...

Muy bueno, es simple, conciso, pero de gran profundidad...

Me hizo acordar a muchas cosas...

Un abrazo Chelo!!

Iñaki

Si, yo sigo escribiendo si te preguntas eso... XD
En El Gran Poder De Queso estan a punto de empezar a aparecer cosas mias...

Ricardo de Armas dijo...

Che Marcelo, un poco más de pluralidad futbolera. En la imagen de "Las ruinas de Disneylandia" sólo se ve una camiseta de Villa Mitre y otra de River. faltan al menos una de Boca y otra de Olimpo.

Marcelo Díaz dijo...

ja,ja,ja!! parece preparada, pero no, yo llevaba la de Villa Mitre por razones obvias y porque íbamos con Zaninelli a la cancha a sacar fotos para una muestra en el MAC, en el camino pasamos por la canchita del ferrocarril y paramos a hacer unas tomas con los que estaban jugando, camiseta de River y arquero en silla de ruedas incluido (es el famoso arquero de los cantitos de infancia, que ataja los penales sentado en una silla )

Rauko dijo...

Ahi si, publique el Prologo de El Gran Poder De Queso... =)

Y concuerdo, falta una camiseta de Olimpo...

Aguante Olimpo!!!


Jajaja

Abrazo

Ines dijo...

Me encantó Marcelo!!!Me pregunto q diría de mi generación... Beso

Anónimo dijo...

como no soy de esos que vos conoces y que son los mismos de siempre y que te dicen genial, que bueno, me encanto y demas , solo te digo , ojo ...escribi para todos no para 10 q te van a decir mas de lo mismo, ...genial, maestro, me encanto, buenisimo, uff que bueno, besos de judas

Marcelo Díaz dijo...

Importantísimo el consejo, creo que está a punto de cambiar mi visión de la literatura. Yo y mis diez lectores te lo agradecemos de corazón, sr. anónimo (lo bueno de conocer a mis diez lectores es que tienen nombre)

Anónimo dijo...

diaz... no te enojes con un simple muchacho de barrio.la prgunta es lo tienen por admiracion o lo tienen de la misma manera que mis amigos tienen el mio, es decir te conocen porq si , o porque llegastes a ellos una tarde de invierno sin que te buscaran... repito no estas para discutir connmigo porq estas muy por encima lo se, solo es para alentarte y que no te dejes endulzar los oidos por los mismos de siempre y sin agresion a los mismos a los mismos de siempre que en vez de 10 podrian sr 100000 posta q lo q haces ayuda a bahia, suerte maestro

Marcelo Díaz dijo...

Anónimo, los simples muchachos de barrio no existen. Por lo demás, no me creo por encima tuyo ni de nadie, podría tranquilamente discutir o charlar con vos todo lo que quieras, con dos condiciones:

1 - Poné el nombre. Vos sabés quién soy, yo no se quién sos, y no me dan ganas de discutir con alguien que no se muestra.

2 - Después de eso, en cuanto expongas alguna idea la discuto encantado.

Carlos Sandoval dijo...

Por la hostia compardre!!
Uno de los que iba a afanar manzanas a las chacras cuando eramos pibes, está por cumplir cuarenta y nos rejuntamos para ver que onda. Entonces empezó el raconto de las existencias (y parecía escrito por vos,jah)
Un abrazo y ya nos veremos entre las pisadas suaves que delata el papel de arroz.

Gabriela Luzzi dijo...

No sabemos cómo decirte que nos gusta tu poesía y tu página, te dejamos un saludo! Gracias. Gabi y Ariel