miércoles, 11 de febrero de 2009

UN POETA DE SAN BERNARDO


Me rencontré en Facebook con unos cuantos amigos poetas chilenos a los que les había perdido un poco el rastro en el último tiempo. Entre ellos Yuri Pérez, que en un viaje de hace unos cuantos años nos recibió en su casa de San Bernardo a Cucurto y a mí, los argentinos de viaje, y a la comitiva santiaguina que por esos días, con infinita paciencia, nos alojó y alimentó: Cristian Gómez, Sergio Parra, Paloma Castillo, el Chico Figueroa (que me regaló una primera edición de La musiquilla de las pobres esferas, de Lihn), Antonio Silva y David Bustos. No está en la foto Germán Carrasco, en su casa esa noche, con parte de enfermo. En San Bernardo comimos como dioses un cocido que preparó Yuri, leímos en el jardín, y tomamos todo lo que nos pasó cerca, ya sea en vaso o en botella.
Mientras espero que me lleguen libros nuevos para saber en qué andan, subo este texto de Yuri del libro Cumbia, de 2003:


EL BOLICHE DE MI MADRE

Robaron el boliche de mi madre. Hoy Martes. Se llevaron el aparato telefónico. Una docena de huevos. Desapareció el cubrepisos adquirido en la feria persa. Se ha perdido el bicarbonato de Sodio. La receta de fluoxetina. Los malditos abrieron la caja de las monedas y sacaron de ella 1800 pesos que mi madre había destinado a la compra de papas, cebollas y ají de color. Robaron dulces, chocolates, galletas, arroz, jurel en tarro, lápices Bic, canela y el letrero CON QUE CARA PIDE FIADO SI CUANDO TIENE PLATA COMPRA EN OTRO LADO. Los tomates no existen, ni el ajo, ni los repollos, ni la caja de cartón habilitada para la sal, ni la foto del Papa. Se llevaron el talonario de boletas, no sé con qué fin, una tira de Metamizol Sódico, el paño para limpiar la vitrina de los dulces, el pan añejo, las tabletas antiácidas, la guía telefónica, la libreta de los créditos, la calculadora y los libros de contabilidad. Quemaron la silla de Coca Cola. Los Mercurios del siglo pasado. Los calendarios eróticos de Gloria Trevi, sus memorias, sus descargos. Quemaron la sonrisa de la casa. Robaron la ampolleta, los enchufes, la pala de la basura, la comida de los perros, el desodorante ambiental, las monedas de 5 pesos. El papel higiénico no, ni el cloro, ni la cera, ni el champú, ni el Rexona, ni el aceite emulsionado, ni el óxido de zinc. Tampoco las máquinas de afeitar traídas a Chile por un turista Quechua. El jabón Lux está en la repisa de siempre. También la pasta de zapatos y la crema para el acné. Dejaron el cortauñas, los encrespadores de pestañas, el maqui­llaje y los espejos de bolsillo tipo Barbie. El libro de Nerval no fue tomado. Ni Vallejo. Ni De Rokha. Ni Esenin. Ni Stella Díaz. Ni Romeo Murga. Las obras completas de Mistral siguen sobre la misma mesa. También las de Pedro Antonio González. Las de Pessoa. Las de Carlos Pezoa Veliz. Los poemas de Miguel Serrano. Se llevaron Los Veinte Poemas de Amor y Una Canción Desesperada de Neruda y los torpes intentos líricos de un vecino de infancia. Decidieron no llevarse el suplemento económico de La Cuarta. Ni la bomba cuatro, ni sus primas, ni sus hermanas. Ni el calendario de la Cicciolina. Mi madre gana 60.000 pesos al mes por concepto de ventas libres de impuestos. Con esta plata alarga su vida y huye de la trombosis. Con esta plata compra ansiolíticos. Calcio. Complementos Vitamínicos. Fierro. Ropa usada. Chancletas. El resto lo gasta en los caprichos de Modesto Segundo Pérez Pérez. Vino tinto. Aguardiente. Sucedáneo del café. Sucedáneo del jugo de limón. Hoy quise saludar a mi madre por teléfono.

8 comentarios:

Iñaki dijo...

Lo lei, me gusto, y me dio una sensacion de no se que...

Pero por sobre todo, me gusto...

Saludos Marcelo!

Pd: vi por esas casualidades que ya no me tenes en blogs amigables...El mio no lo es? lo eduque mal que no es amigable? Tiene problemas para socializar?? Hoy me acorde y publique...No soy muy constante con estas cosas..


SALUD CHELO!

Marcelo Díaz dijo...

No seas hipersensible!!! Como tenía muchos blogs en la lista saqué los que hacía meses que no se actualizaban, suponiendo que eran blogs colgados. Si actualizaste, te reingreso.

chicaenminifalda dijo...

buenísimo este relato! lo empecé en facebook lo seguí acá. seguiré a su autor!!!

Anónimo dijo...

mientras no lo agarre Macri o De Narváez para sus políticas trogloditas de derecha "democrática"...

Fran
(sí, me puse a mirar el blog y colgar entradas..)
¿Hay algún individuo o individua dedicado/a a la elección de los conjuntos de letras a modo de alusión semántica que te pone el coso éste para colgar un comentario? (Me tocaron "treti" y "plegrali") ¿De dónde saca tantas palabras sin sentido? Podría ser una fuente de confusión cruzado con el exonario!)

Marcelo Díaz dijo...

No creo que ni Macri ni De Narvaez lean blogs de literatura y/o arte, así que tranquilos.
El coso semántico de protección que te hacen copiar, hasta donde entiendo, está para que no haya programas automáticos que vayan dejando comentarios (publicidad, ponele) masivamente en los blogs. Así que por un lado la imagen está deformada, y las palabras también: parecen palabras conocidas, pero alguna letra las modifica. Pero si le preguntás a Mux, seguro te explica qué significan.

Gabriela Bruch dijo...

hola , me gustó mucho el texto , voy siempre a san bernardo , en los meses en que todavía hay mar para dentrarse pero ya se fue todo...eso. me cansé de buscar a alguien con ciertas inclinaciones . me encantó el texto, es perfecto, hace mucho que no actualizo el blogs , pero dejo el mío www.unagotademilicor.blogspot.com.
me gustaron tus rtas en perfil, esto para marcelo obviamente , ahí va , así se hace...basta de ñañerías..

Gabriela Bruch dijo...

adentrarse quise decir

Marcelo Díaz dijo...

Gracias, Gabriela. Ahí voy a ver tu blog. Aclaración necesaria: este San Bernardo está en Chile, a hora y media de Santiago, y no tiene mar, es una pena.